Depositphotos_6540948_lQuieres hacer cambios en tu vida o empresa y te vienes abajo a la primera de cambio…

Sabes que hay hábitos que provocan que no llegues a tus metas, pero no logras erradicarlos…

Quieres emprender un viaje hacia tus sueños, pero te paraliza el miedo…

Acompáñame un minuto a explorar lo que ocurre detrás de lo consciente.

  • Solemos detectar un hábito o problema cuando ya tenemos el “agua hasta el cuello”. Tenemos pequeños avisos de cómo van influyendo esos comportamientos o nuestra cultura empresarial en los resultados, “pero no nos paramos a verlo” hasta que ya es un problema.
  • Para sumar más dificultad, nuestro deseo de cambio u “objetivo a conseguir” suele ser lo más de lo más. Es decir: un ideal inalcanzable.
  • Es entonces cuando nos vemos en la gran encrucijada: estamos frente a un gran problema y nuestra solución idealizada es casi imposible (al menos en el periodo de tiempo asignado).

Tener visualizada nuestra situación ideal es muy necesario para alinear nuestros recursos, con los pasos que vamos dando. Pero lo que va a marcar la diferencia es “el siguiente paso”.

Son las pequeñas acciones, las pequeñas metas las que van a llevarte de esta situación actual a otra más generativa… que por cierto “casi nunca se parece a la que has idealizado”.

Se trata de integrar estas dos formas de mirar y actuar: La visión (o lo que quieres alcanzar) y el siguiente paso a dar (acción inmediata). Es como jugar en el tiempo.

La primera te dará ilusión, motivación y ganas de superarte.

La segunda te situará en el presente para llevar a cabo acciones concretas, que están al alcance de tu mano. Necesitarás confianza, y perseverancia para seguir “paso a paso” en un proceso de desarrollo realista y armónico.

Porque los ritmos que tiene tu mente programados, pocas veces coinciden con los de la empresa, o con los de tu propio organismo, para avanzar al siguiente nivel.

  • Se requiere una actitud centrada, atenta.
  • Se precisa una mente abierta y flexible.
  • Se recomienda un corazón compasivo y amable en el proceso.
  • Y un cuerpo decidido con una voluntad inquebrantable para…

“Dar el siguiente paso…”

¡Feliz viaje!

 

Infórmate aquí de las siguientes actividades que tenemos preparadas para ti.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *