Una amiga me decía hace unos días que no lograba encontrar motivación para lograr sus objetivos.

Le dije que me contara qué hacía… y me relató lo siguiente.

Me levanto y escribo mi objetivo del día, hago un poco de ejercicio para sentirme más motivada, y cuando me voy a sentar a hacer mi trabajo nada… la motivación no llega.

Y que haces a continuación? le pregunté.

Pues nada, me frusto mucho al no saber cómo conseguirlo.

¿Qué hubiese pasado, si hubieses continuado con tu trabajo?

Sus ojos se abrieron como plato, parecía no entender la pregunta. Y es que es tan sencillo como eso. Si hubiese continuado su labor aún sin esa sensación de inspiración que ella esperaba, estaría “CREANDO SU MOTIVACIÓN” , cultivándola como a una semilla.

Motivación: motivo + acción

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *