Recientemente inicié un estudio sobre la capacidad de soñar y el efecto que produce en nuestro día a día.  Para ello le pedí a algunos conocidos, clientes y amigos (¡hasta mi pareja fue parte de él), que durante 12 días me enviaran por medio de redes sociales, móviles etc 3 sueños por día que les gustaría alcanzar.

¡Es sorprendente como estamos perdiendo la capacidad de soñar!

Les pedí que fueran compartiendo también sus sensaciones, y en los primeros días reconocían que era MOLESTO, y que continuaban con el ejercicio por tener un compromiso moral conmigo, lo cual agradezco profundamente.

Los sueños de los primeros días eran generalmente sobre otras personas, o cosas ajenas a ellos. Al cabo del 6º día ya comenzaron a escribir tímidos y discretos sueños personales… ¡al fin!. Descubriendo que ya no sentían esa resistencia del inicio del experimento.

El 35% de los participantes, al finalizar el periodo de “Soñar”, ya tenían en mente un sueño en el que deseaban trazar su plan de acción, estaban dispuestos a pasar a la segunda fase. El 40% reconoció haber disfrutado más de esos días y que estaban pensando más en que sueños apuntarían ese día que en el “rescate español” jeje. Y el 25% restante afirmó que no saben si servirá para mejorar sus vidas, pero que en esos días se sintieron más positivos.

¿Recuerdan como empezó el experimento?

Sólo tenían que apuntar 3 sueños por día durante doce días!

¿Qué pasaría si recuperamos la capacidad de soñar los 365 días del año?

¿Y tú, cuanto haces que no sueñas?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *