Sólo aquellos que se arriesgan a llegar demasiado lejos, descubren que tan lejos pueden llegar

Recientemente inicié un estudio sobre la capacidad de soñar y el efecto que produce en nuestro día a día.  Para ello le pedí a algunos conocidos, clientes y amigos (¡hasta mi pareja fue parte de él), que durante 12 días me enviaran por medio de redes sociales, móviles etc 3 sueños por día que les gustaría alcanzar.

¡Es sorprendente como estamos perdiendo la capacidad de soñar!

Les pedí que fueran compartiendo también sus sensaciones, y en los primeros días reconocían que era MOLESTO, y que continuaban con el ejercicio por tener un compromiso moral conmigo, lo cual agradezco profundamente.

Los sueños de los primeros días eran generalmente sobre otras personas, o cosas ajenas a ellos. Al cabo del 6º día ya comenzaron a escribir tímidos y discretos sueños personales… ¡al fin!. Descubriendo que ya no sentían esa resistencia del inicio del experimento.

El 35% de los participantes, al finalizar el periodo de “Soñar”, ya tenían en mente un sueño en el que deseaban trazar su plan de acción, estaban dispuestos a pasar a la segunda fase. El 40% reconoció haber disfrutado más de esos días y que estaban pensando más en que sueños apuntarían ese día que en el “rescate español” jeje. Y el 25% restante afirmó que no saben si servirá para mejorar sus vidas, pero que en esos días se sintieron más positivos.

¿Recuerdan como empezó el experimento?

Sólo tenían que apuntar 3 sueños por día durante doce días!

¿Qué pasaría si recuperamos la capacidad de soñar los 365 días del año?

¿Y tú, cuanto haces que no sueñas?

No hay Comentarios.

Dejar un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros, para evitar el uso de spam, analizar la navegación de los usuarios y facilitar compartir nuestros contenidos en redes sociales. Si continúa navegando, consideramos acepta su uso y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies