Un empresario se quejaba con su asesor, sobre lo ineficiente que era su equipo.

-“Nunca entienden lo que digo a la primera”- afirmó el ejecutivo.

-Si el mensaje no es comprendido, créeme querido amigo, es responsabilidad del emisor.

El liderazgo requiere una comunicación que pocos empresarios han llegado a desarrollar.

A veces damos por echo que hemos sido claros, que nos han entendido y que nuestro equipo está dispuesto a colaborar, y puede que nada de esto haya sucedido realmente.

En este artículo en vez de darte “pasos mágicos” para lograr una comunicación enriquecida… voy a invitarte a responder las siguientes preguntas:

¿Qué tan clar@ soy a la hora de comunicar una situación o dar una orden?

¿Cómo sé que TODOS han entendido exactamente lo que he querido decir?

¿Es coherente mi mensaje verbal con mi lenguaje corporal y el emocional?

¿Veo a el equipo dispuesto a llevar a cabo las indicaciones?

Desde la perspectiva del Coaching, sabemos que es mucho más efectivo SER OBSERVADOR de nuestras propias habilidades (y descubrir sus fortalezas y fallos) antes de establecer cambios. Luego de una exhaustiva observación es cuando puede establecerse un plan de acción favorable para toda la organización.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *