Cómo liderar un equipo que no tiene iniciativa ni propuestas de mejora

Liderar es creer en el cambio y lograr que el equipo de trabajo te acompañe. ¿Pero cómo liderar un equipo que no tiene iniciativa ni propuestas de mejora? Se puede, y es apasionante. Conocer las posibles causas estructurales puede ayudar al responsable de equipos a adaptar su liderazgo para conseguir ese cambio en la actitud de las personas.

Conocer las posibles causas

Comienza por un sistema semanal fácil de asumir para el equipo.

Hay muchas razones por las que una persona no tiene iniciativa en su puesto: algunas son personales, otras por el estilo de liderazgo de su mánager y otras por el sistema de trabajo y cultura empresarial. Te sorprendería saber que más del 55% de los casos en los que he trabajado en los últimos 10 años se deben al último punto.

Razones personales

  • La persona ha tomado el puesto como algo transitorio para escalar hacia otros de mayor interés o similares a su carrera.
  • La persona no tiene sentido de contribución y ve su puesto como el intercambio entre tareas y sueldo, se irá a su hora, pensará lo justo y necesario para cumplir y si hay un error no será su culpa.
  • Existe una mala relación entre la persona y su mánager, y no está dispuesto a ayudar.

Estilo de liderazgo del mánager

  • El proceso de cómo se hace algo o cómo toma decisiones lo lleva en su cabeza, los colaboradores sólo saben lo que les toca hacer. La iniciativa surge al conocer el qué, para qué, cómo se hace.
  • El mánager no dedica tiempo a planificar y delegar procesos, por lo que tiene que ir asignando tareas “sobre la marcha”. Esto causa estrés en las personas y desmotivación.
  • El mánager utiliza estilos de liderazgos directivos porque teme perder el control de los procesos, su actitud no permite que la iniciativa sea parte de la cultura.

Sistema de trabajo de la empresa

  • Hoy en día, en entornos complejos de trabajo con la actitud no basta, se necesitan otras herramientas que permitan al líder y las personas gestionar diferentes situaciones en un mismo periodo de tiempo y eso se logra con sistemas eficientes de trabajo.
  • Un sistema ágil de trabajo nos permite coordinar diferentes proyectos y pactar los hitos y rendición de cuentas con ellos. Los sistemas, además aportan a los equipos beneficios adicionales en cuanto a la comunicación, motivación de personas etc.
  • Cuando trabajo con empresas en Consultoría ágil de procesos propongo 2 sistemas para que elijan: Modelo Grow u OKR (mi favorito). Desde el primer trimestre comienzan a ver con más claridad los retos y diferenciarlos de la operativa. La comunicación mejora más de un 60% en los primeros 6 meses y la iniciativa de las personas “surge” del sistema de trabajo.

Cultura empresarial

A veces, la falta de iniciativa de las personas está en la cultura de la empresa. Tu eres un responsable de equipos comprometido, sabes que hay otra forma de hacer las cosas pero la cultura de la empresa no permite iniciar procesos de cambio ni mucho menos tener un sistema de trabajo para salir del caos diario. ¿Qué puede hacer un responsable de equipos en esta situación?

  1. Adoptar un sistema de trabajo semanal eficiente (descarga aquí la plantilla).
  2. En empresas que viven al día resolviendo situaciones un responsable de equipos visionario puede utilizar el Modelo de propuestas influyentes para crear un mini sistema eficaz de trabajo. Hemos comprobado que utilizar esta herramienta en estas situaciones también aumenta el bienestar de las personas ya que pueden aportar valor y trabajar con mayor autonomía al menos periodos semanales en el departamento.
  3. Cambiar la cultura empresarial, si eres responsable de equipos, puede ser muy lento, pero cambiarla dentro de tu departamento y aportar pequeñas mejoras en la empresa puede ser todo un logro.

Cómo liderar un equipo que no tiene iniciativa ni propuestas de mejora

  1. Utiliza el modelo GROW u OKR para definir objetivos trimestrales para el departamento.
  2. Una vez definidos, solicita a cada persona que defina sus propios objetivos de puesto para sumar a los del departamento.
  3. Cada lunes, involucra al equipo para decidir qué tareas son prioritarias para lograr esos objetivos y además atender la operativa. No te frustres si no hay muchas propuestas, a veces de verdad no las tienen, quienes trabajan en operativa no siempre pueden detectar estrategias.
  4. Cada viernes revisa brevemente qué salió bien, mal y qué se puede mejorar la siguiente semana. ¡Aquí si puedes involucrar al equipo y te harán propuestas! Ellos si sabrán decirte que se hizo bien, mal y que mejorar porque lo han vivido, y es un periodo suficientemente corto para poder analizarlo.

Tu reunión del viernes es fundamental para empezar a impulsar su iniciativa, pero recuerda que tu eres el responsable de mantener un sistema eficaz de trabajo y elegir un estilo de liderazgo que involucre a las personas.

A lo largo del post te he dejado enlaces a las plantillas que yo utilizo y si tienes alguna duda sólo tienes que escribirme. En este enlace encontrarás más información sobre la importancia de tener una estructura definida y un sistema de trabajo.  Un equipo crece más en una estructura definida

Próximo post: Como liderar un equipo instaurado en la queja.

Scroll al inicio