egoLlevamos siglos intentando deshacernos de él, y nada… ya es hora de aceptar que es parte de nosotros.

Nuestro querido Gollum, aquel que a veces parece villano, otras nos suele dar pena, y alguna vez hasta ganas de recogerlo en tus brazos y decirle… “Tranquilo, estás a salvo”.

Ese es nuestro EGO, desde hace años muchos tratan de desterrarlo, pero por supuesto eso es imposible. Hay quien afirma que al igual que las emociones, se trata de que tu seas e que lo dirijas (conociendo cómo suele operar) en vez de dejar que sea quien dirija tus acciones.

Es entonces donde centras tus actos en “servir, aportar, ser” en vez de “ganar, protagonizar” y no por que esto sea algo malo, al contrario.

Se trata de saber desde DÓNDE haces lo que haces, porque si es por servir, crecer, contribuir, tienes muchas probabilidades de que el resultado sea un éxito. Y el ganar, se convierte en un resultado, donde importa mucho más en quién te has convertido que lo que has ganado.

Nuestro querido Gollum, necesita amor, una dirección y sobre todo saber que contribuye a lago más grande que su propio beneficio.

2 comentarios
  1. Cristina
    Cristina Dice:

    Me ha encantado. Estoy totalmente de acuerdo, nuestro Gollum viaja con nosotros y somos responsables de darle la dirección que nos ayude a crecer.

    Responder
    • Silvia García
      Silvia García Dice:

      Exacto Cristina, tengo la sensación de que lo vemos como a un enemigo al que hay que exterminar desde nuestra fantasía. En vez de tomar conciencia que es un recurso mas que hay que aprender a conocer, gestionar y dirigir.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *