Depositphotos_1026195_lAl igual que el águila, llega un momento en la vida en que es recomendable soltar, liberarse de deseos, recursos, de facultades que se vuelven cargas para seguir avanzando.

Hoy he decidido soltar la búsqueda del éxito, es un anhelo aprendido que poco tiene que ver con mis deseos.

Ya no controlo el tiempo, otro de los grandes inventos actuales, ahora lleno de intención y coherencia mis prioridades.

Descubrí que me gusta más “estar consciente y comprometida”, que ser eficiente y estresada.

Que la mayoría de las cosas se aprenden “andando” y para eso hay que atreverse a ir a veces sin rumbo.

Hoy se que sólo hay una cosa permanente en mi vida, y es la relación conmigo misma.

Y que la compasión es antagonista de la exigencia, que aceptar- ME es el mayor acto de amor.

Y así…

Después de soltar, andar, “estar”, la vida nos enseña que a veces, el éxito llega como consecuencia de servir con coherencia.

Que desde la compasión, se puede conectar con grandes recursos internos, y hacer obras increíbles.

Que eficiencia y creatividad son dos grandes compañeras de viaje.

Y que la vida vivida conscientemente es mucho más auténtica, fácil y agradable.

Cuando soltamos…

Estamos en disposición de volver a conectar, a tomar. Pero con otras manos y con un corazón más abierto…

Feliz lunes!

 

 

2 comentarios
  1. Anna Gumà
    Anna Gumà Dice:

    Cuánta razón!
    Nos sobreexigimos demasiado como personas, madres, padres, profesionales…todos en busca del éxito. Y el mayor éxito es estar presente, sin ansiedad con uno mismo. Y eso a veces se olvida al querer hacerlo todo, llegar a todo, ceder ante cosas que crees que te van a ir bien para tener éxito pero no te apetecen personalmente.
    Encontrarse a uno mismo es el mayor regalo…es el camino feliz al éxito.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *