Un hombre se hallaba preocupado buscando algo bajo una farola, en plena noche.

La gente que se acercaba le fue preguntando qué hacía ahí, y el hombre sumaba ayudantes a su búsqueda desesperada al contarles que buscaba las llaves de su casa. Pasaron horas, y todos giraban entorno a la iluminada farola, hasta que un vecino le preguntó:

-¿Recuerda usted dónde dejó las llaves?

-Claro!- respondió nuestro amigo- las dejé en casa!

Pasmos la mayor parte de nuestra vida buscando recursos fuera de nosotros, sin entrar a reencontrarnos con ellos dentro de nosotros. Es ahí donde reside el potencial de cada uno, y sólo en la conexión con lo que somos y deseamos podremos desarrollarlo!

El sábado 14, la cita es con nuestros recursos, nuestros sueños y nuestro potencial!

Apúntate! Quedan muy pocas plazas.Descubre Taller

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *