A QUIÉN VAS A ALIMENTAR

LOBO

Cuentan de un anciano, que estaba contando historias a sus nietos junto a su hoguera, una de ellas decía así:

“Hay una lucha dentro de mí, una lucha terrible entre dos lobos. Uno de esos lobos es el miedo, y el otro el amor. Claro que esta lucha también ocurre dentro de cada uno de vosotros  y de todas las personas.”

Los niños se quedaron mudos, sin saber que decir. “Abuelo, cuál de los dos lobos gana?, preguntó uno de ellos. El anciano sonrió suavemente y luego respondió:

“Aquel que yo decida alimentar”

  • No podemos evitar sentir nuestras emociones, pero si tenemos la responsabilidad de alimentarlas… o no.
  • Somos mucho más que nuestras emociones, es importante aprender a tomar distancia de ellas, reconocerlas y “reconocernos” sintiéndolas.
  • Reconoce su naturaleza (qué te dice esa emoción, de dónde viene), identifica su intensidad, ¿dónde se localiza físicamente (en el pecho, estómago, garganta etc).
  • Una vez que hayas reconocido, aceptado esa emoción, sólo tienes que contemplarla desde la distancia, mientras se transforma en un recurso para ti.
  • ¡Y sobre todas las cosas, no tomes decisiones trascendentes si la intensidad de tus emociones es muy alta!

No hay Comentarios.

Dejar un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros, para evitar el uso de spam, analizar la navegación de los usuarios y facilitar compartir nuestros contenidos en redes sociales. Si continúa navegando, consideramos acepta su uso y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies