Silvia García

Silvia GarcíaSon numerosos los artículos y formaciones que hay actualmente dirigidos a profesionales que quieren aumentar sus ventas dirigiéndose a las “emociones de la gente”.

La mayoría de los que he leído se ajustan poco a la realidad, obviando puntos importantes que hoy quiero compartir contigo.

  • Es cierto que se puede encauzar una campaña de ventas a un sector de clientes potenciales con este tipo de ventas (la venta emocional), pero es sólo un sector y no te funcionará para otros.  Una pregunta estratégica aquí sería: ¿Es ése el sector al que quieres dirigirte?
  • La venta emocional está dirigida a personas que necesitan satisfacer una “carencia o necesidad”,  donde tu servicio o producto cubriría momentáneamente esa carencia. Si eso aumenta tus ventas, de momento parece ser apetecible la opción.
  • Ahora te pregunto otra vez: ¿Es ése el sector al que quieres dirigirte? ¿Qué quieres o necesitas tu a través de tus ventas, sólo números o quieres que se te reconozca también por la calidad de tu servicio? ¿Cuál es el público que más valorará lo que hay detrás de tu marca, el emocionalmente manipulable, o aquel que valora otros aspectos y te va a elegir en vez de dejarse convencer?
  • Unos irán de una marca a otra buscando nuevas experiencias para saciar sus carencias, porque claro… aquello que una vez les prometiste en una brillante campaña de publicidad no les “lleno”. Recuerda que es una carencia emocional y tu no la puedes llenar.
  • El otro, te pedirá autenticidad, calidad, hechos. Probablemente sabe reconocer y cubrir sus propias necesidades y tenga una saludable autoestima. Y si comprueba las bondades de lo que tu ofreces, querrá repetir por lo que ofreces, por lo que de verdad solucionas y aportarás a su vida.
  • Ese es un cliente fiel, y que además siempre te pedirá más y te llevará a explotar todos tus recursos creativos para seguir creciendo e innovando.
  • Yo no se tu, pero yo sólo veo ventajas en el segundo. Y por mi experiencia es con el único cliente que puedes establecer relaciones a medio y largo plazo. Te pedirá que no le “vendas la moto” al principio, pero contarás con clientes y colaboradores a medio y largo plazo.

No se trata de dirigirse a las emociones de la gente, se trata de darles algo de valor, que además de mejorar la vida de otras personas pueda emocionarles. Volvamos a ser auténticos, y dar lo mejor de nosotros, esa es la mejor forma de emocionar.

2 comentarios
  1. Zoraida
    Zoraida Dice:

    Yo he leído sobre que hay que captar la atención con el “punto de dolor” del cliente, que hay que currarse un diálogo donde generes confianza el posible cliente.
    Al final todo son cosas que escritas están bien pero yo me fío más en tu experiencia como mi coach. Ya que ahí, si veo resultados.
    Me gusta cuando escribes posts como éste porque en mi caso, la venta es lo que peor llevo. Me cuesta mucho pero con tus recomendaciones he dejado muchas “mochilas pesadas” por el camino.
    Gracias.

    Responder
    • Silvia García
      Silvia García Dice:

      Gracias por tus palabras Zoraida.
      Y comparto tus palabras, escritas están muy bien, pero tienen poca aplicación a la realidad. En la infancia, nuestras abuelas nos emocionaban con sus bizcochos y esa meriendas que hacían con “tanta dedicación”, la emoción auténtica surgía de ahí. Que no la excluye el usar mejores técnicas, pero se convierte en un pequeño eslabón en todo un proceso de dedicación y excelencia por tu parte.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *