PercentageA menudo nos encontramos con personas que comentan el malestar que les produce poner una fecha a sus objetivos. Incluso he llegado a tener conversaciones con amigos que afirmaban que era lo que menos les gustaba del Coaching, ya que el sólo pensar en la meta les producía malestar.

Según mi experiencia, no es la meta lo que produce esta emoción, en muchos casos el origen es la falta de compromiso para alcanzarla, limitaciones inconscientes como “No seré capaz, no soy lo suficientemente bueno” etc. Por lo que el primer aspecto al que hay que prestar atención es a qué te está diciendo esa emoción de ti con respecto a tu objetivo. Conviene detenerse en este aspecto porque podría estar limitando muchos otros aspectos de nuestra vida sin saberlo.

En 1953 se llevó a cabo un estudio en Harvard que es importante tener en cuenta.

Se realizó una encuesta a estudiantes de MBA donde se les preguntó  si tenían claras sus metas de futuro, y además si las tenían por escrito. El 3% las tenía escritas, el 10% las tenía en mente y el 87% no tenía metas claras. Cuando comprobaron los resultados, 20 años después, los del grupo del 3% estaban ganando una media de diez veces más que el 97% restante.

Tomarnos tiempo para conocer nuestras verdaderas motivaciones, descubrir que hay detrás de cada emoción reactiva y alinearla de tal forma que sea combustible para alcanzar nuestras metas, es parte del autoliderazgo de una persona. merece la pena recorrer el camino y ser nosotros quienes elijamos nuestro futuro.

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *