directivo-webFrancisco ha iniciado un Programa de  Coaching empresarial en su compañía, para ello cuenta con el apoyo de una Coach y su equipo de consultores que le acompañaran en cada etapa durante 9 meses.

En su tercera entrevista con la coach trabajan en la planificación de objetivos a corto, medio y largo plazo. Define etapas, criterios para medir avances, y de forma impulsiva antes de terminar la reunión llama a su secretaria para convocar una reunión al día siguiente con todo el equipo. 

Su Coach permanece en silencio observando…

Francisco pide a la coach que le acompañe como observadora en esa reunión (coaching en la sombra), para que después puedan trabajar sobre los temas observados y ella accede a esa petición.

Se percibe un clima tenso, hay cierta intriga en las miradas, Francisco es conocido por su temperamento impulsivo y eso a veces genera un cierto estrés en su equipo por los cambios de planes repentinos que suele plantear. Para dar inicio se pone de pie (su presencia inspira respeto) y con voz firme comunica los nuevos objetivos de la empresa, nadie pronuncia una sola palabra…

Francisco finaliza su exposición con la siguiente frase:

-Espero que cada uno me diga qué se le ocurre para conseguir estos objetivos. Quiero saber vuestras propuestas cuanto antes.

Los rostros de las personas estaban ahora más pálidos, muchos de ellos estiraban su cuello debido a la tensión. A los pocos minutos y con un clima algo raro la reunión se dio por finalizada. Francisco y su coach quedaron para continuar su trabajo en dos días.

En la siguiente reunión la coach tenía preparada una actividad inicial para Francisco.

-Francisco, de acuerdo a los objetivos propuestos para este año al equipo y teniendo en cuenta tu puesto de directivo, ¿puedes decirme que has pensado hacer tu para llevarlos a cabo?- dijo ella.

Un silencio absoluto inundó la sala durante tres largos minutos, que ella supo sostener.

-La verdad, me pillas desprevenido… no lo sé. Supongo que eso es tarea del equipo, ¿no?- preguntó Francisco.

Coach: ¿Es una pregunta o una afirmación?

Francisco: No lo se…

Coach: ¿Cómo te encuentras en este momento?

Francisco:  Bastante incómodo la verdad. Parece que me estás examinando.

Coach: ¿Cómo crees que se encuentra tu equipo después de la reunión de ayer?

Francisco: Creo que se por donde vas, pero no logro ver donde quieres llegar. ¿Acaso no es esa la función de un directivo?

Coach: Depende hasta dónde quieras llegar. Encomendar una tarea, o “poner objetivos” si lo prefieres que está más de moda, es una de las funciones de un directivo. Pero si las personas no disponen en ese momento de buenas estrategias, sólo lograrán hasta donde ellos ya conocen.

Tú no estás fuera de esos objetivos, más allá de tu puesto, eres una pieza fundamental en la planificación estratégica.

Ocho personas por separado, sólo llegarán hasta lo que ya les resulta conocido, pero nueve personas que se unen para crear nuevas formas de conseguir sus objetivos, abrirán nuevos caminos que ninguno de forma particular habrían imaginado.

Francisco estaba eufórico tomando nota de todas las cosas que iban surgiendo en su mente, acababa de comprender una gran verdad: Quien sólo asigna tareas y objetivos, no está en el mismo barco que el equipo.

Al día siguiente reunió al equipo, y al entrar en la sala distribuyó tres cartulinas y les dijo:

-Hoy vamos a planear juntos cómo conseguir esos objetivos, no será sencillo señores ya que hay empresas que venden por debajo de nuestros precios y otros que tienen productos más innovadores y de mayor calidad. Por lo tanto es la estrategia lo que nos aportará mayores posibilidades de éxito.

-Tengo dos ideas en mente que quiero compartir con vosotros-continuó Francisco- Y nos tomaremos todo el día para apuntar y evaluar las que vayan surgiendo. ¿Por dónde quieren empezar?Los  rostros de sus colaboradores se veían alegres, el ambiente era ideal para empezar a trabajar, y en ese momento uno de los colaboradores se puso en pié algo nervioso y le dijo:

-¡Bienvenido al equipo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *