La resiliencia es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a una situación adversa. Todos tenemos esta capacidad a nuestro alcance, sólo que algunas personas aún no han aprendido a conectar con ella.

Por ejemplo, las personas que han sufrido pérdidas personales o pasado por enfermedades graves conocen de forma íntima esta capacidad.

Aquellas personas que han trabajado su autoconocimiento y desarrollo personal también tienen un mayor contacto con la resiliencia. Seguramente porque cuentan con más autocontrol, regulación emocional y esto les ayuda a abordar mejores situaciones adversas.

Las personas que han estado más distraídas en la vida, que se conocen poco, suelen sentirse abrumados ante situaciones de incertidumbre porque no logran ver qué recursos pueden poner en funcionamiento en esa situación. Y podrían encontrar una mayor dificultad para identificar su capacidad de resiliencia.

 

¿Cómo reconocer nuestra propia capacidad de resiliencia?

Yo identifico 3 formas:

  • ELIMINAR EL EXCESO DE ESTRÉS

La pandemia nos ha traído incertidumbre y estrés, eso no podemos evitarlo, pero si mantenerlo a raya. ¿Cómo? Meditando y haciendo deporte tres meditaciones de 5 minutos al día interrumpe el ciclo de aumento de estrés diario. Hacer ejercicio, aunque sea en casa, para mantener el estrés bajo control y no al revés.

Imagínate que como todo ser humano estás dotado de recursos para hacer frente a diferentes situaciones de la vida. El exceso de estrés no sólo te aleja de la resiliencia, también de la creatividad, de la constancia y esos otros motores de vida que ya tienes, es por eso que mantenerlo bajo control siempre será una apuesta segura en tu vida.

  • VER LAS OPRTUNIDADES QUE HAY, AUNQUE SEAN POCAS

Aprender a percibir oportunidades en situaciones complejas es una habilidad superior, merece la pena entrenar esa mirada fina al entorno y a nuestros propios recursos. Ayuda hacer una lista de las oportunidades que hay en la situación y trabajar en ellas con foco.

Ante una situación compleja un ser humano tiene dos escenarios en los que enfocarse, la queja o la oportunidad. La queja es lícita en las personas, el malestar que la genera nos avisa de que algo no va como deseamos, la queja también es un recurso fácil, todos sabemos quejarnos. Pero lo que hay que tener en cuenta de este elemento es que no genera oportunidades, sólo nos ayuda a visualizar algo pasado que no ha salido como queremos, por lo tanto podría ser parte de un proceso, pero salir rápidamente de ella cuando ya hemos obtenido toda la información que necesitamos.

Percibir o crear oportunidades es un recurso complejo de las personas. Está comprobado que una persona con más habilidades es capaz de percibir oportunidades mientras que personas con menos no logran detectarlas. Un ejemplo sería un apersona con capacidades digitales que en confinamiento pudo crear su tienda online además de la física. Para crear oportunidades hace falta además de habilidades un componente de liderazgo personal. Atreverse, visualizar y sobre todo no tener miedo a equivocarse.

Son muchas las personas que afirman haber hecho cambios significativos en su vida en esta pandemia, algunas lograron cambios internos y otras a nivel profesional. Las personas que saben gestionar el estrés y la incertidumbre están más atentas para ver o crear oportunidades.

Eso si, la vida en ese caso nos va a pedir lo mejor de nosotros. Hay que trabajar duro para crear oportunidades en tu vida.

  • MENTALIDAD DE GRATITUD

Si un ser humano supiera el regalo que es levantarse cada día aprendería a agradecer cada segundo de vida. De eso saben mucho las personas que mencionábamos al principio. las personas con mentalidad de gratitud aprenden a mirar la vida y sus etapas de otra forma.

Son muchas las culturas que dedican un tiempo del día para agradecer los alimentos, la presencia y salud de seres queridos, las cosechas etc. reconocer que somos parte de algo más grande y que cada día tiene algo que agradecer nos aporta paz, la paz disminuye el estrés. Y así es como una persona logra conectar con recursos tan importantes como la resiliencia, la innovación y la creatividad.

Te dejo el enlace de la entrevista que me realizaron en radio M el pasado lunes donde hablamos de este tema, que tengas un gran día.

EJERCICIO DIARIO PARA CONECATR CON LA RESILIENCIA

  1.  Planifica 3 momentos del día para hacer 5 minutos de meditación. Conecta con la respiración poniendo toda tu atención en las sensaciones de tu cuerpo mientras respiras. La meditación nos conecta con nosotros mismos, disminuye el estrés y nos aporta claridad para ver las oportunidades en cada situación.
  2.  Escribe cada día en una libreta personal entre 1 y 5 oportunidades que puedes reconocer ahora para ti y podrían aportar valor a tu vida personal o profesional.
  3. Escribe cada día entre 3 y 5 cosas que de las que estás agradecido.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *