Cuando el foco está en el equipo, los resultados siempre llegan.

En un mundo cada vez más competitivo, las empresas necesitan equipos de alto rendimiento para poder destacar. Los equipos de alto rendimiento son aquellos que trabajan de forma coordinada y eficiente, logrando resultados sobresalientes.

Las dinámicas de un líder de alto rendimiento son diferentes a otros estilos, ya que se esfuerzan por estar junto a su equipo y generan eventos que mantenga muy alta la energía y el foco en lo importante. Suelen ser responsables que trabajan por mantener un kit de herramientas y recursos que empoderan a las personas y les ayuda a atender situaciones de alto valor.

¿Qué puede hacer un responsable de equipos para impulsarlo?

  1. Definir un propósito claro: El primer paso para crear un equipo de alto rendimiento es definir un propósito claro. El propósito debe ser compartido por todos los miembros del equipo y debe ser inspirador.
  2. Construir relaciones sólidas: Las relaciones sólidas son la base de cualquier equipo de alto rendimiento. Los miembros del equipo deben sentirse cómodos trabajando juntos y deben confiar unos en otros. La confianza en este nivel se manifiesta al tener la certeza de que las personas que intervienen en os procesos tendrán en cuenta tiempos y características que necesita la tarea para que sea excelente. «Confían en la excelencia y el compromiso de los demás».
  3. Crear un entorno de aprendizaje y crecimiento: Los equipos de alto rendimiento están en constante aprendizaje y crecimiento. Los miembros del equipo deben tener la oportunidad de desarrollar sus habilidades y conocimientos. Suelen plantearse sesiones mensuales de aprendizaje donde hay espacio para la experimentación y el error es parte de esos procesos.

Conclusión:

Crear un equipo de alto rendimiento requiere tiempo y esfuerzo, pero es una inversión que vale la pena. Los equipos de alto rendimiento pueden ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos y a superar a sus competidores.

Sugerencia para poner en práctica:

Organiza una sesión para definir el propósito del equipo. Pide a cada miembro del equipo que comparta su visión de lo que quiere lograr el equipo. Una vez que tengas una visión compartida, puedes empezar a desarrollar un plan para alcanzarla.

Entrena tu habilidad para planificar eventos de experimentación y diseña tus proyectos junto al equipo. Llegarán siempre más lejos que si lo planteas de forma unilateral.

Genera dinámicas que aumenten la confianza y la transparencia. Aumentarán los  niveles de integridad y compromiso con el equipo y las tareas.

Conoce nuestro sistema de trabajo para líderes de alto rendimiento

Puedes solicitar una entrevista para conocer el sistema de trabajo en que podrás integrar planificación, cultura y alineación del equipo de trabajo.

Scroll al inicio