¡Hola! ¿Sabías que uno de los retos más importantes como profesional es aprender cómo cuidar de ti y no quemarte como líder de quipos?

Espero que este mensaje te encuentre bien y lleno de energía para enfrentar los desafíos que la vida y el liderazgo nos presentan cada día. Como líderes de equipos ágiles, sabemos lo exigente que puede ser guiar a otros hacia el éxito. Sin embargo, es fundamental recordar que no podemos acompañar a otros si no nos acompañamos a nosotros mismos primero.

¿Cómo cuidas del líder que hay en ti?

En la vorágine diaria, es fácil perder de vista nuestro bienestar. El agotamiento, la falta de tiempo y la desconexión con nuestros propios valores son obstáculos comunes que enfrentamos como líderes. Sin embargo, la clave está en reconocerlos y abordarlos de frente.

Acciones y Herramientas:

  1. Bloques de Tiempo para Autocuidado: Como líder, dedica bloques de tiempo exclusivos para tu autocuidado. Pregúntate en qué momento necesitas detenerte, meditar, y reflexionar sobre tu vida personal, tu papel en el equipo y tus metas a medio plazo. Cuantas personas llegan al día viernes sin detenerse a preguntar: -¿Cómo estoy, qué necesito yo como líder?
  2. Conexión con Tus Necesidades: Diseña tu semana considerando lo importante para ti, tu puesto y tu equipo. Pero, ¡cuidado! Mantén una conexión constante contigo mismo. Presta atención a tus necesidades en cada momento, ajustando tu planificación según lo que te está sucediendo. Muchas veces un líder necesita espacios de pensamiento crítico para tomar decisiones durante la semana, pero el día a día se convierte en un obstáculo. Otras necesita llegar a casa sin «temas por resolver» porque su hija o hijo tiene examen de matemáticas y quiere ayudarle. Gestionar necesidades y requerimientos es un desafío diario, pero es importante no dejarte siempre para el último lugar. A veces, tu eres la prioridad.
  3. Meditaciones de 10 minutos diarias para bajar el ruido mental: Las meditaciones diarias son una de las herramientas más importantes para un líder. Como decía un directivo con el que trabajé muchos años, «me resetean el alma.» Entre los beneficios más importantes podemos ver:  aumenta la autogestión y el foco de la persona, aporta claridad en procesos de toma de decisiones, estabiliza y disminuye la curva diaria de estrés, aporta bienestar y paz. ¡Todos tenemos 10 minutos para conectar con nosotros mismos!
  4. Ejercicio y movimiento para poder disfrutar: El ser humano necesita movimiento para conectar con su potencial, el deporte es parte de una forma de vida basada en el autocuidado. Como líder de equipo pasarás etapas de logro y donde todo funcione de maravilla, pero no siempre podrás disfrutarlo sin un extra de autocuidado. El cuerpo acumula exceso de estrés diario que impide disfrutar plenamente incluso los logros, si no incluyes deporte para eliminar ese exceso. Y en épocas de retos complicados será tu aliado para mantenerte conectado con tus recursos y venirte abajo.
  5. Diseña el  Futuro del equipo: Un líder verdadero va más allá de gestionar equipos. Siembras semillas de éxito al influir en las personas y en el tiempo. Mantén una conexión constante con las posibilidades de crecimiento del equipo y lo que es importante para ellos. Esto no solo impactará positivamente en vuestra historia como equipo a corto plazo, sino que también dejará huellas duraderas en las personas. Recuerda que todas las herramientas e insight que compartas con el equipo se pueden expandir a la vida personal de las personas.

Finalmente ese es nuestro mejor legado

Conclusión:

Recuerda que el liderazgo centrado en el autocuidado es una forma de vida y repercute positivamente en la gestión del equipos. Al enfocarnos en nuestras necesidades, conectamos con nuestros valores fundamentales como la familia, los hijos, el tiempo de calidad y la autoestima. Eso nos ayuda a impactar positivamente en la vida personal y profesional de las personas. Solo cuidándonos a nosotros mismos podemos liderar con autenticidad y generar cambios en quienes nos rodean.

En esta travesía, no estás solo. ¡Cada día es una nueva oportunidad para cuidar de ti y no quemarte como responsable de equipos!

 

Scroll al inicio