Entradas

El autocontrol: Los líderes con autocontrol emocional encuentran formas de gestionar los sentimientos y los impulsos perturbadores que los asaltan, e incluso de canalizarlos para aprovecharlos.

La transparencia: los líderes transparentes son fieles a sus valores. La transparencia (franqueza auténtica ante los demás con respecto a lo que se siente, se cree y se hace) hace posible la integridad. Esos líderes reconocen sin problema sus faltas o sus errores y plantan cara a la conducta inmoral de los demás en vez de hacer la vista gorda.

La adaptabilidad: Los líderes con capacidad de adaptación pueden compaginar varias tareas sin perder ni concentración ni energía, y se sienten cómodos con las ambigüedades inevitables de la vida empresarial. Pueden demostrar flexibilidad al adaptarse a nuevos retos, agilidad al amoldarse a cambios inesperados y soltura al reaccionar ante datos o realidades imprevistos.

La capacidad de consecución: Los líderes con esta capacidad tienen valores morales bien definidos que los llevan a buscar siempre mejores resultados tato propios como en sus subordinados. Un rasgo de la capacidad de consecución es aprender de forma continuada y enseñar a los demás a mejorar.

La iniciativa: Los líderes que se consideran eficientes, que creen que tienen lo que hace falta para llevar las riendas de su destino, presentan excelentes niveles de iniciativa. Aprovechan las oportunidades o sencillamente las crean, en lugar de sentarse a esperar que aparezcan.

(Liderazgo 144, 145, Daniel Goleman)

Joined in businessMuy a menudo, solemos encontrarnos con personas que lejos de conocerse a si mismos, tienen una idea distorsionada de lo que hacen, cómo lo hacen y… para qué lo hacen.

En el mundo organizacional esto provoca muchos desajustes, sobre todo entre líderes y los equipos que dirigen.

Hace unos meses, durante una sesión, una mujer ejecutiva afirmaba su apoyo y confianza hacia su equipo y lo bien que les motivaba. Diez minutos más tarde se sorprendía escuchando de su propia boca:  

_”Es que aquí no se puede confiar en nadie, ya nadie se compromete con su trabajo”.

Descubrió ella misma que tenía una idea pre concebida que saboteaba incluso sus verdaderas intenciones como líder. Descubrir y mejorar los procesos mentales que conforman nuestro carácter nos hará líderes más conscientes, con una mayor coherencia entre nuestros actos, intenciones y pensamientos.

Esto es algo que aunque no sea visible para los demás, incluso para nosotros mismos, es percibido como una contradicción, generando desconfianza en el equipo.

Como líder tienes que saber cómo eres, cuales son tus motivaciones dominantes y tus impulsos automáticos. Y si descubres que hay alguno de estos aspectos que no te está acercando hacia el éxito personal y de tu equipo, es hora de trabajar sobre ello.

Preguntas de autoconocimiento.

¿Cuánta energía dedicas a enfocarte en la queja y los conflictos?

¿Cuánto tiempo dedicas a la búsqueda de soluciones con tu equipo?

¿Cuál es tu grado de autoconocimiento?

¿Qué tanto coincide con lo que tu entorno percibe de ti?