Entradas

Hoy no es mi mente la que dirige mi mano, más bien mi corazón.

Será el verano, la playa… será el “Parar”

Hoy es otra voz la que habla a través de estas líneas.

Hoy sólo soy… sin agenda, sin posit, sin expectativas. Por fin se abre un espacio para poder decir.

¡Que esto es vivir! Que me Siento, soy consciente incluso de mis latidos y … todo está bien.

Mi mente aletargada va dejando espacio al cuerpo y el corazón para expandirse. Todos en una danza armónica y natural.

Es momento de sentir, y a veces cogiendo papel y lápiz (sigo siendo una enamorada del papel) dejar al cuerpo ponerle palabras al baile del corazón.

Miro mientras escribo, allí el ordenador, en otro rincón mis zapatos, y asoma tímidamente de mi armario una chaqueta americana que espera su momento. Y yo les digo:

En otro momento…

Este es un momento mágico…

Hoy sólo quiero… SENTIR!

Depositphotos_6540948_l

Fading TeamCuando dos personas no logran ponerse de acuerdo, la causa casi siempre se encuentra a nivel de los sentimientos: alguno está atorado. La negociación es la única manera de seguir adelante. cuando puedes negociar con tus oponentes a nivel emocional, la pasión que está detrás de tu visión tiene la oportunidad de hablar a sus corazones. Para usar la IE como herramienta de negociación se requiere lo siguiente: Que respetes a la oposición y te asegures de que se siente respetada. Que seas firme pero flexible. Que sientas genuinamente que tu contraparte tiene derecho a su posición. Que establezcas la ganancia común como meta. Todos necesitan sentir y saber que ganaron algo. Que desees lo mejor para tus oponentes. No pretendas obtener el máximo de ellos en términos de concesiones. Debes eliminar de tu vocabulario lo “que está mal” y lo” que está bien” durante las negociaciones. Te guste o no, todos en la mesa sienten que tienen razón. Trata de ver ambas caras de la moneda y procura que nadie se sienta agraviado. La sensación de injusticia no sólo te pertenece a ti, sino a todos los involucrados. Que hables personalmente, desde el corazón. Esto requiere que te presentes de manera sencilla, apropiada y equilibrada. Aprende a perdonar y pedir perdón. Deja que las faltas de los demás se diluyan en el pasado, y acepta tus culpas aquí y ahora. (El alma del liderazgo, 43. Deeprak Chopra)